El “Elefante” y el mar


El “Elefante” y el mar, Playa de Salobreña, Granada 2005 

 

Y el “Elefante” contemplaba el mar; en silencio, escuchando el ruido de las olas al chocar sobre la orilla. Mientras un manto blanco de espuma se posaba sobre sus píes desnudos.

Amaba el mar tanto que viajaba desde el interior hasta la costa, para contemplarlo y sentir la brisa del mar al acariciar su cuerpo.

Comments are closed.