Memoria histórica

.

M O N U M E N T O   D E   M A U T H A U S E N

P A R Q U E   D E   L A S   A L M A D R A B I L L A S

Almería, 24 de mayo de 2012

Luis López,  Monumento de Mauthausen,  Almería 2012

 .

Con motivo de la realización de un taller de fotografía con Gervasio Sanchez en el Centro Andaluz de la Fotografía, me acerque a Almería. El segundo día por la mañaña, en el parque de las Almadrabillas, me encontré a Luis López empleado del servicio municipal de limpieza. Luis me contó la historia del monumento que recuerda a los 142 almerienses que perecieron en el campo de la muerte de Mauthausen:

“ Son 142 columnas por los 142 almerienses muertos en Mauthausen”

Luis recuerda a Antonio Muñoz Zamora,

 “…. uno de los almerienses republicanos que consiguió salir vivo del nazismo, tras pasar varios años en campos de concentración; estuvo aquí y inauguró este monumento…”

Último superviviente almeriense del campo de Mauthausen, que vio un sueño cumplido con la inauguración del monumento en 1999, y cuyas cenizas se esparcieron en la orilla del mar junto al lugar tras su fallecimiento en 2003.

.
.

142 columnas por 142 víctimas ·01·,  Monumento de Mauthausen,  Almería 2012

142 columnas por 142 víctimas ·02·,  Monumento de Mauthausen,  Almería 2012

Escaleras de la muerte ·01·,  Monumento de Mauthausen, Almería 2012

 .

La parte central del monumento,

El eje de la vida en Mauthausen era la cantera de granito, en la cual trabajaban los prisioneros hasta su muerte por extenuación. Una escalera de “ciento ochenta y seis peldaños” separaba la cantera de los barracones. Los deportados debían subirla diez o doce veces por día, cargados con grandes piedras a la espalda, mientras los kapos (prisioneros que ejercían como capataces) les empujaban, zancadilleaban y golpeaban con bastones.

 

Vista lateral,  Monumento de Mauthausen, Almería 2012

Placa destrozada,  Monumento de Mauthausen, Almería 2012

“Vandalismo sin vergüenza”,  Monumento de Mauthausen, Almería 2012

 

Pero lo que más se siente avergonzado Luis Lopéz, es del estado lamentable del monumento por los actos vandálicos.

 

La dignidad y el respeto jamás deberíamos de perderla.

 

Comments are closed.